martes, diciembre 09, 2008

POEMA DE UN SABADO

Segundo tras otro un recorrido
instante de silencio y pasos
encontrando en la memoria una añoranza,
un trozo de papel entre tu piel
y el aire, el aire mismo para armar
tras de ti tu misma –vertical caminas
el verso y las palabras, y en las silabas
se hace tu nombre aroma puro y lates-

Blanca presencia, cubres de ti la tarde,
sistema de esperanzas; Tu estela es otra
materia prístina en tu boca a contraluz,
perfecta forma y breve paraíso,
la voz que encuentra un eco es tuya

Hora tras hora armo de ti un planeta

-se dibuja tu silueta con la ruta
seguida en su órbita infinita y miro
tu cuerpo a contraluz en la ventana-

II

Dices que un parque que no conozco
o los cines los sábados darán también
poesía para nutrir fantasmas y sonrisas,
persigo lo que dices y te encuentro
entre arboles y fuentes también,
y en la sala vacía donde otros aman
la unida soledad de sus caricias

-pero apareces siempre, no cesa
el instante en que encuentro tus pasos
atando a mi silencio algún presagio
tras de tu nombre un sábado en tu mano-

jueves, octubre 02, 2008

RECUERDO

Caricia que no doy pero se piensa,
calles que recorre la voz en la noche
sobre tu piel tendida, ausencia
entre morirme y tus memorias

-tu espalda en la sombra es mariposa
en tus relieves, alas que tiento,
podado campo que la nube alcanza.
humedo nervio que te atraviesa
en la palabra que arma tu cuerpo-

Encuentro en vilo una conjura: Tu nombre,
liebre apurada sobre el pasto del recuerdo,
las curvas de tu cuerpo en el arco tenso
en los colores tras la lluvia y tarde
-piezas de luz, los astros arman maquinas, historias-

La falsa cebra en la avenida,
la almeja del clamato,
la luz lila del foco en la pista
en la cantina, el norte, la brújula,
los besos tras el incendio y las batallas,
los parking free dollar beer pubs en la acera,
la alcoba de no fumar, la fruta fresca,
las llaves perdidas que se encuentran.

Pasos, las escaleras, tacón que sube
las escaleras en la noche, oruga de piedra
entre mil pájaros de sombras, luz
comandando en partes el tiempoen la ansiedad ya sin tu cuerpo.

jueves, agosto 21, 2008

TODO LO CUBRES

Un alfiler de luz, la rosa sangre
-en tus mejillas al abrir los ojos-
los ritmos en el tórax de quien sueña,
los rostros en los hombros, los amantes
vivos de amor y amarse, el insomnio
en las lunas que pasan los tactos.

Un rayo al fin limpiando la noche
abre tu nombre –norte en el astrolabio
cifrando en códigos tu cuerpo al aire-

Tomada a besos la estación, las escaleras,
las instituciones, los ojos abiertos
en las caricias en la memoria, el tiempo.

II

Armandose de ti te encuentran mis palabras
-duras joyas genuinas que te escudan-
ajustandose a la ausencia de ti
un momento en la música, tu alientoaun en los rincones.

EN MI BRAZO

Ni fauna ni gaviotas vimos, apenas
dos veces la linterna en las miradas
y tus piernas –olías a mar, la noche
pura en la misma noche, la costa
recostada alli, mirando-

Ni lluvia ni paraguas, solo sol
o beso hasta tu piel –perfecto lazo
la luz en tu cuerpo, mira la ruta,
yo encuentro mi tacto en tanto-

La miel oculta en un frutero,
las olas a lo lejos en las gotas
en el sudor, la sabana, el policia
en la farmacia entre abrazos
y la fruta en la saliva, a media tarde
te convoca –musica siempre, canto
en tu voz tu mismo acento y cuento
las horas idas y las que vuelven,
los días, los pasos en el aeropuerto
en mi alcoba y te acerco durmiendoen mi brazo-

martes, junio 10, 2008

STAR CROSSED LOVERS

I La luz en la estacion

Un solo lucero limpio:
un pedazo de polvo pulido
flotando sobre la piel y silabas,
la sangre en la palabra y el rostro
en la estrella que no olvido –el nombre
en la medalla obsequiada, el rastro
en los ojos cerrados del sueño en vela
en el triste que cuenta luciernagas
entre su insomnio cruel de versos-

La luz y su disfraz en estaciones.

II La rotacion

Carga la faz tuya la tierra, miro
las caras del planeta si te acerco,
Amor, en la memoria, entre la prisa.

¿Mira la luz la lagrima, el reflejo
en la luz reflejada de quien llora
fantasmas en mas fantasmas... duele?

III La luz se aleja

Un poeta que escribe el gargajo de otros.
La pura carne que se guarda en la garganta.

IV

Sabes –ki sabes, de noche sabes tu nombre,
estrella- a luz en los labios.

lunes, junio 02, 2008

PARA OLVIDAR LA ESTRELLA

Mátame amor, Mi Amor, de ti me muero,
corazón o herida cicatriz, mata
los días que te pensaba luz propia
en tu piel que el tacto aviva el ansia
en la memoria en que desnuda eres
tarde de carne en sábado y dominio
en mi ciudad propia y ajena

II

No olvido ni mueres, noche de esgrima
entre una pared y un nuevo olvido
prometido en el insomnio hasta tu sangre,
entre una estrella intensa y tu nombre

III

Di lo que digas o tengas que decir
en ayeres, en cortesía final, dilo
en el poco amor que el corto olvido carga
en tu nombre, que en el mío pero otro
en tus recuerdos borra también mi rostro.

miércoles, mayo 21, 2008

LAS CURVAS DE LA ESTRELLA

En otro corazón un corazón
propio llueve –llovizna esta mañana-
la gris ira que un ala rota carga
entre algún humo amargo que respira
el cielo cerrado de los tristes.

-Sabes, la sombra que se acerca arrima
esferas de luz en tus ojos-

Los párpados cerrándose en el agua
cayendo en gotas aseveran temporal

-la lagrima acallada en la tormenta
es el discreto instante en la historia
triste armándose en la acera,
pero llueve por tu nombre tras las nubes-

Las curvas de la estrella en la memoria.

HABITUAL FUNERAL DEL NOMBRE

Asistes al habitual funeral
cada tarde el mismo día, el sol mismo
en la cifra entre las silabas
en el llamado de nombres y ninguno
es rostro suficiente o referencia,
anzuelos que te atrapen –tu, no nombrada,
encimas redes sobre el silencio-

cuando despiertes entre estas lineas
-tu faz de pomulos y labios-

en tu silueta abriendo las persianas

-a contraluz tu piel solo de sombras
persigue en tu cuerpo el nombre

entre la luz que apenas entra y corta
la alcoba sola y la memoria entera-

NOMBRO A LA ESTRELLA

Porque el amor no es un pañuelo
ni un sombrero o naipe tampoco
en donde armar un truco artífice
para tejer la sorpresa, es el milagro
y no un conejo

-la orquesta invisible a cada beso
convocada en los amantes puros
sin fe en la gloria llama al ángel
y llega en el-

La noche que se conduce hasta aquí
no invitada es la redención,
un parpadeo que aparece estrellas

-en la memoria es el milagro también
a solas haciéndose luz de las sombras
en tu nombre en plena alcoba en la ciudad-

Porque el amor que se busca es el rehén
no el milagro, un calculo para tenerse
en prenda de cambio en el insomnio

-dos que se reconocen si se miran
y saben que son el mundo bastan
para en la música encontrarse
en la tarde de este poema la imagen
en el milagro de tu nombre-

CALLADA CODA

Y que de aquel amante que dijo amor,
y rezagado en su oropel ajado
condecora puntualmente la noche
bajo la noche y las sabanas tocando
la dura soledad de un nombre apenas
se puede recordar un rostro
pero encuentra esa piel al tacto

-negada pero tibia cuando se toca
aun sin tocarse vivas las pieles-

entre las redes encimadas
apagar las silabas que te llaman
armándose en otros compases simples

y pianos, pianos para decir
salvo en los ojos que se traen a cuenta.

PARTE DEL ANGEL
Está también su ultramoderno cañón musical y un arpa bélica, junto de donde guarda sus treinta preciados denarios y su cepillo de dientes –los ángeles sonríen radiantes, recuérdese siempre- , en un baúl turco en que carga vientos y espíritus aventureros con los que juega de cuando en cuando con su infinito corno pastoril y alpino. Su batería contra volantes aves mudas es un misil de cascabeles percudiéndose al despegue y una maraca de breves caracoles casi henchida que alza una lluvia de compases entre el fuego marino de San Telmo rítmicamente. Su taza de cerámica rebosa un humo dulce de brebaje y supernovas de donde bebe sorbos breves, con su monóculo colocado leyendo en yidish y clave de sol odas heroicas para banjos y citaras entre frenéticos violines yanquis, poniéndose pomadas de plumas de pichón en la rodilla herida y alas –servicios de avezados escorts místicos ofrecen los avisos del paseo en su parque, no reumáticas quimeras, de ello el cuidado-.

II

La tienta en el herraje es simple: tacto y final destino. Un nombre es la marca que arde sobre la piel y un grito: Un músico es carnicero y ángel.

III
Te dejo entero todo, la pista, la musica y tu danza: Tu baila a solas, esta tu sombra para tomar tu mano

lunes, mayo 19, 2008

LUZ VERDADERA

Un hilo, un cordel de oro
en tu rostro y ríes mirando
el paso del minotauro –sabes
también que tu piel que es blanca cortesía
purísima, luz, pensada siembra,
mas que a azafrán a mar y nieve sabe-

Mi rastro aquí es un unicornio –calla
también tus nombres, los rostros que estorban
entre una lagrima genuina y la esperanza,
doma a la estrella alzándose en tus ojos-

Un aspa de luz donde un respiro
amaina una tormenta en el silencio
rigiendo la ansiedad cuando te pienso

La lengua ajena que te nombra carga
lejanos brazos duros, barcos, claros
cabellos de guerreros color del cielo,
aroma a leña y fuego en la cocina,
a suave piel de limpia pagina
tomada para inscribirte pura
-no es tu elegante curva de sombra
añorado presagio suficiente,
preciso verificar tu paso
en tanto te nombro y vuelves.

Un muro en que los días se tallan
transcurridos sin mas festejo
germina su milagro: Tu nombre

II

De muro en muro cubro el laberinto
en silabas que te convocan, la fecha
seguida de un verso –una bitácora
en el insomnio para encontrarte-

Eres la luz de tarde que asimila
la noche total ya sin estrellas,
la claridad donde se lee la ruta,
un pan radiante para un sueño.

-la lluvia en la isla arma tus piernas,
inscribo, y sigo hasta encontrarte-


III

Te sigo y tu cintura –breve
forma que mis manos trazan-
se arma de carne intacta que se piensa
silueta total, perímetro en el muro
conjurando en la sangre viva un nombre.

-en donde cuento tigres y poetas
entre las cifras de tu origen-

IV

Por qué no pasas tiempo, solo
pensar que te pienso –así de súbito-
te pienso y lates como un astro vivo
entre mil pájaros y un verso.

Tanto he medido la altura hasta tu beso
que puedo encontrarlo a solas virando
mi vista, como un hogar amable
para abrevar luz de tu cuerpo
imaginado.

¿A dónde va este polvo de noche
pensando tu luz que es carne, boca
plantada de un sistema de besos
en el insomnio repartidos sobre ti
cuando te acerco en la caricia

V

Entre un respiro y otro
respiro un calculado territorio
en mayo conjurando ocasos

-días que se han muerto entre las luces
destellando en tu sonrisa-

Primera baraja que encuentro intacta,
sueño de Adán que abre el deseo
la primer noche a solas verdadera,
viernes sin luz de sol en lunes.

-qué acaso en verdad no entiendes, dime
qué no entiendes cuando te miro-

VI

Yo quiero renacer en ti, alimento
atesorado en tu vientre, la verdad
en la palabra pronunciada
-tu nombre puede hacerla ahora
jurada ocasión para encontrarla-

Un mundo a solas si en tus ojos mis ojos
se hacen un ser que mira y vives

-miras también la verdad si juro
en la ultima estrella mi palabra
en tu nombre-

VII

Aquí déjame, en tus muros infinitos
entre tu nombre y tardes, fechas
en los versos, en tus hojas
blancas, en papel mojado, en horas
donde es tu sangre simetría
cuando te pienso risa y callas.

___________________________________________